“Saltar barreras, soñar a lo grande” por Elisabeth Martin

Eli, 22 años, estudiante de Ingeniería Industrial en la Universidad Politécnica de Madrid y una de nuestras súper 40 finalistas de la Sexta Edición de Factoría de Talento Adecco. Inquieta, de espíritu aventurero y con mucha energía, le encanta viajar y recargar pilas disfrutando con amigos. ¿Lo que más dice de ella? Su sonrisa. Aparte de reírse con facilidad define mucho su actitud de coger la vida con ganas. Para Eli son imprescindibles tres cosas: los planes improvisados, los conciertos de pop rock español y disfrutar de su familia, un pilar fundamental en su vida. ¡Bienvenida a Factoría de Talento Eli! ¡Bienvenidos talents de la Sexta Edición! Comienza una gran aventura… ¿Quieres saber cómo ha sido hasta ahora? Eli nos lo cuenta…

” Salía de su entrevista con muchas ganas e ilusión, avisada de que iba a tomar el turrón de Navidad sabiendo si Factoría entraría en sus planes de nuevo año. Son incontables las veces que miró el correo los días previos, pero finalmente fue un número, desconocido por aquel entonces, el que le dio la noticia. Si preguntasen a sus amigos la última persona a la que llamarían en caso de emergencia, probablemente fuese ella, siempre con el móvil en silencio… Pero casualidades de la vida, o no, salió corriendo del taller de la fábrica en la que por aquel entonces trabajaba, y entre un sonido de máquinas a todo trapo y el trasiego de los trabajadores, recibió la noticia, que como todas las buenas nuevas, sería difícil de olvidar. Fue una de esas llamadas en las que se te encoge el estómago, primero, se hicieron de rogar, y ya vino la pregunta del millón “¿Te gustaría formar parte de la VI Edición de Factoría de Talento Adecco?” y en su caso, no pudo evitar contener alguna lágrima de la emoción.

Entonces, comenzó a recordar los buenos momentos de su infancia, ese juguete de la niñez que aún guarda en la mesilla de noche, un caleidoscopio que la identifica por ser imaginación, creatividad y ciencia. Además de simbolizar lo que para ella de primeras podía ser Factoría. “Una explosión de colores y formas” Cuarenta piezas muy distintas entre sí, en constante movimiento y que, aunque giren independientemente forman parte de un todo. Curiosidad e intriga, que se traduciría mas tarde en intenso descubrimiento, no sólo de ella misma, sino también de los demás, que tienen ese “algo” especial. Algunos toman parte activa, viviéndolo según su relación con el resto. Otros son más de miradas, escucha e introspección.

Esa es la esencia, la mezcla de colores, las figuras geométricas que se van formando, y el cómo abiertamente, sin capas ni prejuicios, cada pieza se muestra tal y como es, con sus debilidades y fortalezas. Pero, a pesar de sus diferencias, hay un ingrediente común, la PASIÓN que les mueve, esa incertidumbre, inquietudes sin respuesta o necesidad de cambio. Entonces, van liberándose de aquellos ideales a los que antes se aferraban, siendo ellos mismos, desobedeciendo a los miedos y a quien intenta cortarles las alas.

Un revoloteo de emociones, caos de ideas, exploración creativa. Parece contradictorio, es un no parar, pero a su vez… Empiezan a detenerse a pensar, a respirar hondo. Y se preguntan ¿Hacia dónde voy? Factoría es camino y guía… Comprensión. Factoría reconforta, recompone, y fortalece.

Y como diría un Factorito, “No son los viajes que hayas hecho hasta ahora, si no los que quieres EMPRENDER”

Elisabeth Martín, Finalista de la Sexta Edición de Factoría de Talento Adecco