«¿VIVIMOS?» POR CELIA ALIJA

Celia Alija, Finalista de la VI Edición de Factoría de Talento Adecco, estudia ADE en ICADE. Celia es una soñadora: cuenta que siempre ha tenido sueños en abundancia, sueños que cada día la llenan de energía. Varían desde crear una marca de ropa hasta dirigir una obra de teatro.  Hoy nos devela cuáles son sus claves para vivir en el presente. Como diría ella: qué tal si «¿vivimos?».

Le preguntarás a cualquiera y te dirá, “Si sí, por supuesto que vivo”, y ¿Dónde vives? “Pues… ahora, en el presente, ¿no?”

Una vez leí la frase “El presente es el lugar más deshabitado del planeta”. Esto provocó en mí una mezcla entre sorpresa, angustia y por supuesto una lluvia de preguntas. ¿Vivimos estancados en el pasado y soñando con el futuro? ¿Al no vivir en el presente, se te escapa la vida? ¿Por eso pasa tan rápido el tiempo, porque vivimos con prisa? ¿Qué puedo hacer para evitarlo?

Desde entonces me he esforzado profundamente en vivir bajo la filosofía de aquí y ahora. Solemos caminar sin prestarle atención a nuestro alrededor, ver y no mirar, oír y no escuchar, comemos sin saborear, besamos con los ojos abiertos, abrazamos sin sentir, queremos y no amamos… Y creo que la mejor manera de estar en el presente es prestándole atención a todos estos detalles, vivir sintiendo. Aquí es cuando la magia ocurre.

Quería compartir con vosotros algunas cosas que a mí me sirven para que esto funcione mejor todavía.

Por un lado, existe una teoría, sobre la cual habréis escuchado hablar seguramente, que trata sobre algo muy importante en la vida, tu actitud.

Dicha teoría por la que pasa cada acontecimiento que ocurre en mi vida, desde el más importante hasta al más insignificante, afirma que la vida se divide en dos porcentajes; un 10% lo que te pasa, y un 90% cómo te lo tomas. Llevando este lema por bandera he aprendido a sacarle el lado bueno hasta al mayor de los dramas, a ver y entender desde perspectivas antagónicas, y a conseguir darle la vuelta a la tortilla de una manera muy sencilla.

Por otro lado, un buen amigo me enseño una vez la norma del 1, 2, 3. Tres palabras mágicas que pueden aumentar tu felicidad y bienestar como si tuvieran superpoderes. Tres palabras que decimos muy poco y deberíamos usar más, tres palabras que a veces cuesta mucho pronunciar, e incluso a veces olvidamos. Tres palabras muy importantes, muy necesarias… Tres palabras que si eres capaz de decir en el momento adecuado a la persona adecuada, te reportaran una tremenda paz y armonía.

1.Gracias, 2. Lo siento, 3. Te quiero. Tres palabras. Nada más.

Por último, hace un tiempo reflexionando, llegué a la frase: “La valentía vive atrapada por el miedo, y el miedo, disfrazado de indiferencia, consigue engañarte” Esta película donde el miedo es el malo, me crea la necesidad de encender el radar para que cuando llegue a mi mente un “me da igual”, me pare a pensar los motivos, y descubrir si realmente es indiferencia, o es mi miedo disfrazado. Y si es así, esforzarme en superar ese miedo, y dejar salir a la valentía.

Estas tres ideas, me ayudan a vivir sintiendo más, aquí y ahora, consciente de dónde estoy, qué hago y quién soy. El resumen sería, darle caña al 1, 2, 3, no dejes que el miedo (cuando es villano) te confunda, y recuerda que la suerte es una actitud.

Rodéate de personas que te llenen, que te hagan sentir, que te escuchen y te quieran entender, que te acompañen, que te quieran.

Al fin y al cabo, la meta de todo ser humano es la felicidad, sin darnos cuenta de que la felicidad no es algo que podamos aspirar a conseguir, no es una meta o un objetivo; es el camino, es el presente.

Me siento eternamente agradecida de haberos conocido y de poder compartir con vosotros todos estos momentos, de aprender juntos y de que me enseñéis y deis tanto.

Celia Alija, Finalista de la VI Edición de Factoría de Talento Adecco 

Etiquetas:, ,